Principales obligaciones fiscales del autónomo

La gestión de su negocio puede ser agotadora para el autónomo, llena de trámites, especialmente los referentes a los modelos tributarios y el pago de impuestos.

Si eres de los que estás a punto de emprender y tener tu propio negocio, es bueno que, antes, conozcas y domines cuales son las principales obligaciones a las que te vas a enfrentar como autónomo.

Comunicar los cambios a través del modelo 036

Como autónomo, tienes la obligación de informar a Hacienda ante cualquier cambio que afecte a tu situación fiscal como empresario.

Estos cambios se comunican a la Agencia Tributaria a través del modelo 036, que es una declaración censal de alta, modificación y baja en el censo de empresarios, profesionales y retenedores. 

Como podrás ver, este modelo se utiliza en el momento del alta como empresario, pero también tendrás que recurrir a él y presentarlo cuando hagas cambios en domicilio fiscal, oficina o local comercial o si, por ejemplo, quieres añadir otra actividad a tu negocio para lo que tendrás que incorporar otro epígrafe del IAE.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es uno de los impuestos que debe afrontar el autónomo, siendo un impuesto que grava el consumo de cualquier bien o servicio. 

El tipo general a aplicar es el 21%, y el pago es responsabilidad del que consume, si bien el autónomo es el encargado de recaudar ese impuesto e ingresarlo a Hacienda posteriormente.

En este sentido, el autónomo deberá tener en cuenta los conceptos de IVA soportado e IVA repercutido. El IVA soportado, es el impuesto que paga el autónomo cuando compra algunos bienes y servicios, el proveedor se lo incluye en la factura y, el IVA repercutido, es el que tiene que añadir en las facturas emitidas. 

Las obligaciones del autónomo respecto al IVA son varias:

  • Incluir el IVA correspondiente en las facturas emitidas. Para ello debe saber que existen diferentes tipos de IVA, como el general, al 21%, el reducido, al 10%, y el superreducido al 4%, que se aplicará al precio del producto dependiendo de cuál sea éste.
  • Presentar la declaración trimestral del IVA, el modelo 303, a través del cual se declararán los ingresos y gastos clasificados por el tipo de IVA aplicado, e ingresará a Hacienda la diferencia entre el IVA repercutido y el soportado. Esto se hace cada trimestre, del 1 al 20 del mes siguiente (abril, julio, octubre) del trimestre del que estemos liquidando el IVA,  y del 1 al 30 de enero, justo después del cuarto trimestre del año.
  • Presentar el modelo anual 390, que es un declaración que se presenta a Hacienda como resumen del año, incluyendo la información trasladada en el modelo trimestral 303. Como es informativa no conlleva pago alguno.

Pagos fraccionados del IRPF: Modelo 130 y 131

Los autónomos tributan mediante el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), esto quiere decir que pagan un porcentaje de los beneficios que obtienen con su negocio. 

Este pago se debe realizar presentando la declaración de la renta, pero Hacienda, para que no se haga ese pago de una sola vez, ha establecido la obligación a los autónomos de ir ingresando dinero a cuenta del IRPF trimestralmente.

Estos ingresos que hace el autónomo se presentan del 1 al 20 de abril, los resultados del primer trimestre, del 1 al 20 de Julio, los del segundo, del 1 al 20 de octubre, el tercer trimestre y del 1 al 30 de enero del año siguiente, el cuarto trimestre.

Para cumplir con esta obligación de los pagos fraccionados, el autónomo debe tener en cuenta que existen dos regímenes de tributación: la estimación directa y la estimación objetiva, también conocida como módulos. La estimación directa se basa en los resultados reales de tu actividad económica, mientras que la estimación objetiva se calcula según unos parámetros preestablecidos por Hacienda en función de tu actividad. 

Dependiendo de en qué régimen tributario en el que esté encuadrado el autónomo le corresponderá presentar trimestralmente el modelo 130 y el modelo 131 qué son las autoliquidaciones que se presentan para realizar los pagos fraccionados a cuenta del IRPF.

  • El modelo 130, es la declaración para hacer el pago fraccionado de aquellos autónomos que realizan su actividad económica en estimación directa, normal o simplificada. Se ingresa un porcentaje del rendimiento neto obtenido durante el trimestre.
  • El modelo 131, es la liquidación que hacen los autónomos que tributan por estimación objetiva, más conocida por módulos, ingresando el importe resultante de las diferentes variables fijadas por Hacienda para tu negocio, como pueda ser el número de empleados, los metros cuadrados o la potencia de luz contratada.

Retenciones e ingresos a cuenta del IRPF

Otra de las obligaciones fiscales relacionadas con el IRPF es aplicar retenciones e ingresar a Hacienda los importes de este impuesto recaudado durante el año. 

En este sentido el autónomos realizan varios trámites y liquidaciones

Aplicar retenciones retenciones en las facturas. Esta obligación es para los autónomos que realizan actividades profesionales, teniendo que aplicar un porcentaje general del 15 % de las facturas emitidas a sus clientes. Este porcentaje es el 7% para los autónomos emprendedores que inician actividad.

Ingresar las retenciones  del IRPF que practicamos o que llegan aplicadas en las facturas recibidas. Estas retenciones del IRPF son las que practica el autónomo a sus trabajadores, las que vienen aplicadas en las facturas del alquiler de su local comercial u oficina o las retenciones que vienen en las facturas recibidas de otros profesionales, como pueda ser un abogado o un gestor.

Esta obligación fiscal contempla la presentación de modelos trimestrales y también declaraciones informativas anuales. Los modelos a presentar a Hacienda son los siguientes:

  • Modelo 111, es el modelo para ingresar cada tres meses, donde incluyen las retenciones aplicadas a los empleados del autónomo en su nómina, de los profesionales con los que te relacionas, los premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de Renta. Este modelo tiene un resumen anual informativo, el modelo 190.
  • Modelo 115, es aquella liquidación para ingresar a Hacienda las retenciones aplicadas, el 19%, al importe pagado por el alquiler de un local u oficina donde el autónomo desarrolle su negocio. Anualmente, se presenta el modelo 180, que acumula todo lo presentado en los distintos modelos 115 presentados a lo largo del año.

Presentar la declaración de la renta

Además de las obligaciones fiscales trimestrales, los autónomos también deben presentar la declaración de la renta una vez al año. 

La declaración de la renta, es el nombre más extendido del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En sí mismo, es otro modelo más de Hacienda, el más denso: el modelo 100.

Esta declaración anual, cuyo plazo de presentación es durante el segundo semestre del año, se hace en referencia a los resultados del año fiscal anterior. Por ejemplo, desde abril a junio de 2023, se presentan los resultados fiscales obtenidos desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2022.

La declaración de la renta, es un impuesto que se paga en función del dinero ganado, afectando tanto a las rentas obtenidas del trabajo por cuenta ajena, es decir el sueldo como empleado, pero también se deben incluir los rendimientos de las actividades económicas que consiguen los autónomos con su negocio.

En este último caso, los autónomos tienen siempre la obligación de presentar la declaración de la renta, incluyendo los ingresos y gastos obtenidos durante el año, a esto le aplican una serie de deducciones, y por último al resultado se le aplica una tasa del impuesto, que será mayor para aquellos autónomos que tengan mayor beneficios. 

Como habrás entendido ya, durante el año haces distintos pagos a cuenta del IRPF, mediante los distintos modelos que hemos visto anteriormente, por lo que en la  declaración de la renta se descuenta esta cantidad que ya has ido adelantando en las distintas trimestrales. Con dicha compensación se determina si la declaración de la renta sale a pagar o a devolver.

Obligaciones relacionadas con la facturación

A las obligaciones fiscales mencionadas anteriormente, los autónomos también deben cumplir con una serie de obligaciones de facturación. Estas incluyen la emisión de facturas y la conservación de las mismas, así como el uso de libros de facturas obligatorios de facturas recibidas y emitidas.

Como autónomo, estás obligado a emitir facturas por todas las operaciones que realices en el ejercicio de tu actividad económica. Las facturas deben contener información específica, como tus datos fiscales (nombre, dirección, NIF), los datos del destinatario, una descripción detallada de los bienes o servicios prestados, el importe y el tipo de IVA aplicado, entre otros.

Además de emitir facturas, también debes conservarlas durante un período de tiempo determinado. La normativa establece que debes conservar las facturas emitidas y recibidas, así como otros documentos relacionados con tu actividad económica, durante un plazo de al menos 6 años. Estos documentos deben estar disponibles para su consulta por parte de la Administración Tributaria en caso de una posible inspección.

Imagenes: unsplash.com/anniespratt y unsplash.com/convertkit

Picture of Víctor

Víctor

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

Reacciones y comentarios